Perro Pomsky

Pomsky: el eterno cachorro que todos quieren tener

Uno de los cruces más extravagantes que uno podría imaginar es el de un husky siberiano con un pequeño pomerania o spitz alemán. Existe, y su nombre es divertido de pronunciar: pomsky o pomsky siberiano.
Este cruce se dio por primera vez en Estados Unidos en el 2012, cuando un criador tuvo la idea de sacar crías a una hembra de pomerania apareándola con un husky siberiano. Pensó en que el resultado sería una combinación de las mejores cualidades de las dos razas. Aunque, claro, la genética no es sumar y restar, como veremos a lo largo de este artículo.
Pronto se dieron cuenta de que para una hembra pomerania era muy difícil llevar a término un embarazo con cachorros mucho más grandes de los que su útero puede albergar. Así que los cruces subsiguientes siempre han sido entre machos pomerania y hembras husky.
Aunque aún no es considerado una raza por la Federación Cinológica Internacional, el mix ha tenido bastante éxito entre los amantes de los perros. El pomsky se hace cada día más popular y los criadores intentan lograr los estándares exigidos para que finalmente sea reconocido como nueva raza canina.

 

El pomsky, ¿más husky o más pomerania?

Como aún no hay un estándar de raza, existe mucha variedad de tamaño, peso y aspecto en los pomsky de primera generación y los de segunda generación.
Como mencionamos antes, la genética es un asunto complejo: los descendientes del primer cruce tendrán un equilibrio entre las características de los progenitores. Se podría decir que son 50% husky y 50% pomerania. Pero en la segunda generación solo 25% de las características serán las de un husky.
Podemos encontrar pomskies medianos, con mucho parecido a sus madres huskies, tanto en el pelaje como en sus facciones. Y, también, perros de menor tamaño, más parecidos a sus padres pomeranias.

Características generales del pomsky

Como ya fue dicho, todavía no hay un estándar para este cruce. Sin embargo, incluidas las variaciones de los perros de primera y de segunda generación, se han observado las siguientes características físicas:

Características de los pomsky

En todos los casos, una de las características más atrayentes de los pomskies es que siempre parecen cachorros, aun de adultos. Su cabeza redondeada y la forma de sus ojos les dan ese aspecto infantil.
Las diferencias también se extienden al temperamento de los pomskies, según predominen los genes de uno u otro progenitor.

Personalidad del pomsky

Siempre es difícil saber con total certeza cuál será el carácter del cachorro una vez que crezca. Sin embargo, los llamados perros falderos, de pequeño tamaño, no suelen ser muy pacientes con los niños de menor edad. Este tipo de perros son activos, alegres y juguetones, pero no toleran juegos bruscos ni exceso de ejercicio.
Al contrario, perros como el husky siberiano son más resistentes, tienen gran energía, les gustan los juegos al aire libre y los largos paseos. En general, mientras más husky sea el pomsky, más paciente y tolerante será con los niños.
Cualquiera sea el caso, el buen comportamiento de cualquier perro depende en gran parte de cómo se les adiestra. Los pomsky han demostrado ser fáciles de adiestrar, debido a su carácter despierto y a su inteligencia.

 

Salud y longevidad

Las dos razas que dan origen al pomsky gozan de similar expectativa de vida: entre 12 y 15 años. La genética, el ambiente y el cuidado influyen en la longevidad canina.
Una adecuada alimentación, ejercicio diario y oportuna atención veterinaria, mantendrán a raya la predisposición a sufrir:

  • Problemas de visión, deterioro articular, problemas del corazón, alergias y placa dental.

Por su espeso pelaje, los pomskies viven mejor en ambientes fríos o frescos. Y para mantener sano su pelo, libre de enredos y suciedad, lo mejor es el cepillado diario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to Top